Entradas

, , ,

Piojos IV. Prevención y repelentes.

Hoy terminamos esta miniserie de minientradas y me da bastante pena. Antes de nada quiero daros las GRACIAS a todos. Me han llegado muchas notificaciones y mensajes sobre este tema y estoy encantado con vuestra respuesta. Curiosamente pocos lo hacéis a través de los comentarios del blog. Pero da igual. Muchas gracias.

Hoy hablaremos sobre como prevenir una infestación por piojos. Os dejo el índice por si os habéis perdido alguna minientrada y vamos al lío.

Piojos IV. Prevención.

Me han mandado una nota del cole… ¡hay piojos!- Esta es una consulta que se repite en la farmacia todos los años. Las madres están asustadísimas. Ante esos sustos recordar tres cosillas que ya hemos visto.

  1. Los piojos no transmiten enfermedades. Así que tampoco pasa nada. No os agobiéis.
  2. Los piojos no son típicos de personas con poca higiene. Ya no existe aquel estigma contra los “piojosos” de hecho, se sabe que los piojos prefieren el pelo limpio.
  3. El tratamento es rápido, seguro e indoloro. Da un poco la lata, pero nada más.

Repelentes

-¿Existe alguna sustancia milagrosa que haga que los piojos no lleguen a mi cabeza?- Siento mucho decirte que NO. Hay repelentes eficaces, con efectividad demostrada con estudios serios, pero no son sustancias milagrosas que garanticen que si vas pegando tu cabeza con la de todo el mundo no tengas una infestación. Reducen las posibilidades, pero no a cero.

Siento el jarro de agua fría. Una estrategia de prevención debe incluir algo más que usar un producto y despreocuparse:

  • Comportamientos preventivos
  • Repelentes
    • Naturales
    • Sintéticos

Comportamientos preventivos

Como te decía antes, tener un comportamiento preventivo es clave para evitar las infestaciones, ya que los piojos necesitan contacto físico directo cabeza con cabeza, o a través de objetivos de intercambio rápido. Aquí un par de consejos.

  • Evita el contacto cabeza con cabeza. Esto que para los adultos es bastante fácil (cuidadín con los selfis como el de abajo xD) para los niños es casi imposible. Cualquier novedad que tenga el amiguito hará un corro de cabezas tocándose para ver qué ocurre. Libertad absoluta para nuestra amiga piojo hembra. Eduquemos a nuestros niños para que, cuando puedan comprender, tengan cuidado con las cabezas de sus congéneres y coetáneos.
  • Evita compartir ropa. ¿Quién no se ha puesto la cazadora de su compañero porque tenía frío y el colega es caluroso? Pues es un comportamiento de riesgo. Lo mismo con jersey, chaquetas, gorros…
  • Cuidadín con los peluches. Los peques y no tan peques dormimos duermen pegados a su mejor amigo nocturno y eso puede hacer este se llene de piojitos.
  • Objetos de aseo diario. Toallas, peines y cepillos son vehículos geniales en los que nuestra piojo hembra se da una vuelva a ver si encuentra una nueva cabeza. No es mala idea disponer de este tipo de elementos para uso personal, como cepillos de dientes, limas y esas cosas.

Todo bastante lógico, ¿no?

Repelentes

Antes de entrar en materia: los tratamientos para los piojos, las permetrinas, y todos los que vimos ayer NO TIENEN EFECTO REPELENTE. Si el paciente no tiene piojos NO TIENE SENTIDO USAR TRATAMIENTOS. Si el piojo llega a la cabeza el día siguiente al uso del tratamiento posiblemente se decida a echar raíces y criar una bonita familia. Lo voy a poner en una imagen de esas que están de moda para que quede más claro.

Vale, ahora si. Ya queda más claro.

Hay dos tipos de productos repelentes. Los naturales y los obtenidos por síntesis química.

Repelentes naturales

El geraniol, el aceite de lavanda… hay muchos. Destaca el Aceite del Árbol de Té que está tan de moda. Pues bien, ateniéndonos a la evidencia científica, resulta que ninguno de estos productos naturales tienen estudios suficiente que abalen sus características como repelentes de piojos. – ¿Eso quiere decir que no funcionan o que son un timo?- No necesariamente. Quiere decir que no hay evidencia científica que pueda asegurar su efectividad. Un estudio científico de eficacia es una cosa serie y muy muy cara. Llevarla a cabo es complejo.  De todas maneras, ¿Qué queréis que os diga? yo no los recomiendo.

El caso del Aceite del Árbol de Té. Es conocido porque tiene efecto contra los hongos y contra las bacterias. Este está demostrado. Se viene usando como repelente, pero difícilmente presenta eficacia real. Para lograr un efecto habría que usar mucho más que 2 gotitas detrás de las orejas o en el champú… Creo que toca dejar el Áceite del Árbol del Té para otros usos.

Todos esos post que encontraréis por internet sobre “Hazte tu propio repepenete de piojos con cosas que tienes en la cocina”… no los he leído todos, pero me atrevo a decir que son, como mínimo, de una eficacia limitadísima -en realidad no creo que sean eficaces para nada de nada-.

Sobre el concepto “natural” tengo que dedicarle una entrada completa un día de estos. Hoy basta decir que “natural” no quiere decir “seguro”. Por ejemplo, ele aceite del árbol del té no debe usar en menores de 3 años.

Repelentes químicos

Los repelentes químicos han demostrado su eficacia. En la jerga médica diríamos que “hay evidencia científica que avale su recomendación”. Vamos, que funcionan. Hay dos tipos.

  1. IR3535. También lo puedes encontrar por algún lado con otro nombre más químico terminado en -alanina o o alalinato (concretamente N-acetil-N-butil-beta-alaninato de etilo). Los dos son similares. Se aplica una vez cada cuatro días. Para hacerlo correctamente hay que aplicarlo sobre el pelo seco hasta humedecerlo levemente. Luego se deja secar al aire. Eso de que se aplique cada 4 días es una maravilla. ¡Y además no es tóxico! Lo puedes encontrar en la gama de GOIBI y también en la de OTC. Además, así de paso, resulta que es repelente de mosquitos también.
  2. Octanediol. Es un repelente de nueva generación. De nueva generación como repelente, porque en realidad ya se conocía. Se ha usado como peliculicida (es decir, como tratamiento de antipiojos). Ahora han descubierto que tiene efecto repelente. Para usarlo como tratamiento tendríamos que empapar el pelo y esperar los 15 minutos de rigor, como repelente basta con humedecer el pelo levemente. Este se puede usar todos los días, aunque ha demostrado eficacia con dos aplicaciones a la semana en los estudios.

Usar un repelente de piojos siempre es una buena opción en niños en edad escolar. Nunca sabes cuando puede surgir un brote. Pero es especialmente importante cuando:

  • Nos llega una nota del cole. Después de descartar que el niño tenga piojos (ya hemos visto cómo) toca asegurarnos de que no los coja. ¿Qué mejor forma que explicarle los comportamientos preventivos y usar un buen repelente?
  • Cuando hay piojos en casa. Si tu hijo tiene piojos, no lo dudes, usa el repelente. En tus otros hijos y en toda la familia. No olvides que piojos también atacan a los adultos.
  • Después del tratamiento. Muchas veces vemos en las farmacias reinfestaciones –“es que el tratamiento no fue eficaz”“No, señora. Es que su hijo se ha vuelto a infectar”. Un tratamiento eficaz no protege hacia delante en el tiempo. Si eliminas los piojos y vuelves a un lugar donde los hay, debes usar un repelente.

Un detalle más antes del final

Una cosita más y ya termino. Cuando alguien en casa tiene piojos hay que:

  • Tratar al paciente. Como ya hemos visto.
  • Iniciar un proceso de prevención con todos los demás. Como es lógico. Desenredar el pelo y aplicar el repelente, tener cuidado con las cabezas y con los objetos que puedan ser vehículo para los piojos. ¿Que pasa con la ropa de almohada, el peluche, los cojines…? Vale, esta cuestión también se repite en el mostrador de la farmacia. La respuesta es muy fácil. Recoge toda la ropa y peluches que crees que pueden estar contaminados, mételos en bolsas de basura y déjalos al menos dos días sin que nadie los toque. Como hemos visto, los piojos tienen que comer cada 36 horas como mucho. Si hay algún piojo vivo en la ropa al dejarla 48 sin que nadie la toque, todos los piojos estarán muertos. Luego vete lavándola poco a poco y listo. He visto a mucha gente liarse -ay!!! y ahora como lavo toda la ropa si es invierno y no seca nada!!!- Solucionado.

Reflexión final

Los piojos llevan toda la vida con nosotros. No se sabe desde cuanto, la Biblia relata los piojos como la tercera plaga en Egipto. Asumámoslo, no se van a ir. Van a seguir infectándonos. Además es imparable, ya hemos visto que de 3 piojos en 3 meses tenemos 100.000 adultos! Sin embargo si ponemos en práctica estos consejos anti contagio y usamos repelentes, será muy difícil que nos amarguen el día. Y aún en ese caso el tratamiento es sencillo, seguro e indoloro.

En estos cuatro días hemos visto muchas cosas y creo que hemos logrado los 4 objetivos que me había planteado:

  • Desterrar mitos y leyendas urbanas que en nada nos ayudan.
  • Explicar el ciclo de vida, cómo se contagian y como se diagnostican
  • Hablar claramente de los tratamientos disponibles.
  • Explicar cómo se pueden prevenir

Estoy muy contento de haber llevado a cabo este reto de escribir 4 minientradas para esta miniserie. Y también del seguimiento que habéis hecho. ¡Ya estoy pensando en una nueva miniserie de minientradas!

Gracias a todos.

No os olvidéis de compartir y darle a me gusta si os ha parecido interesante. Si tenéis cualquier pregunta podéis hacerla en los comentarios o en los privados. O mejor aún, ¡podéis hacerme una visita en la farmacia!

, ,

Piojos III. El tratamiento

Piojos III. Tratamiento.

Seguimos durante esta semana con la miniserie de minientradas sobre los piojos. Seguimos hoy con el tema más interesante y también el más denso… ¡El tratamiento! Este es nuestro sequema:

El tratamiento.

-Ya está. ¡Hala! ¡TENGO PIOJOS! o peor aún ¡MI HIJO TIENE PIOJOS!, ¿y ahora qué?. – Tranquilo, deja de rascarte la cabeza y usémosla para pensar. Resulta que hay tratamiento y además es rápido y efectivo.  – ¡¡pero no quiero contagiarme!!- Vaaaaale. Para eso también hay solución, pero tendrás que esperar a mañana.

La semana pasada estuve repasando el tema para tenerlo todo fresco. Aquí os dejo un esquemita que encontré sobre los tipos de tratamiento disponible.

Vamos parte por parte.

Métodos mecánicos: La lendrera

La lendrera es un peine “milpúas”. Las de calidad tienen las púas largas y metálicas. Pueden ser planas o estriadas (las estriadas arrancan mejor las liendres). Cualquier estrategia de tratamiento pasa siempre por este artilugio, no hay otra manera de retirar los huevos de la raíz del pelo. Bueno si, raparlo, pero no creo que sea la mejor opción. Resultaría engorroso, pero el uso del peine de forma repetida y sistemática sería suficiente para erradicar cualquier infestación. Creo que nadie está por la labor. Es más fácil usar otros productos para matar o paralizar los piojos y para despegar las liendres del pelo.

Las lendreras mecánicas. Aunque están muy de moda lo cierto es que su efectividad es comprometida. El pelo tiene que estar seco al usarlas y eso hace que el piojo tenga facilidad de movimiento para  escapar. Y su efecto sobre las liendres es muy muy bajo. No son un mecanismo recomendable, al menos con la tecnología actual. Y además son caras.

Métodos de aplicación capilar.

“Que matan por acción química y de origen natural.

Las piretrinasLas piretrinas son compuestos orgánicos presentes en los Crisantelmos. Tienen actividad insecticida y hace muchos años que se usan contra los piojos. Tienen el problema de que se degradan con la luz, con el agua y con el calor. Serían una opción para quién quiera optar por productos de origen natural, pero para ser efectivas solo se comercializan asociadas a otros compuestos de origen sintético (al butóxido de piperonilo).

Aceites esenciales. Están muy de moda. No son nada nuevo, llevan usándose mucho tiempo. El más usado en el tratamiento de la pediculosis es el Aceite del Árbol de Té. Como tratamiento tienen un efecto muy limitado.

“Que matan por acción química y de origen sintético: la permetrina.”

 

Quedamos en que los compuestos naturales tenían un problema de degradación. En condiciones normales se degradan antes de ser efectivos, para evitarlo se hicieron derivados sintéticos. Su funcionamiento es el mismo, pero ya no se degradan tan fácilmente. De ahí salen los “piretroides” de los cuales el más conocido es la permetrina. La OMS lo ha declarado “medicamento esencial”. Es la opción más eficaz, es efectivo en una aplicación de 10 o 15 minutos. Tiene un elevado efecto residual (es decir, una vez retirado sigue deja una efectividad residual durante algún tiempo) y tiene muy baja toxicidad. Sin embargo puede ser irritante en pacientes con un cuero cabelludo especialmente sensible. Y tampoco es recomendable en pacientes con asma o en mujeres embarazadas. En los demás casos es el tratamiento de elección.

Lo hay en formato Loción, espuma y champú.

  • La loción. Es la mejor opción en la mayoría de los casos. Es fácil de aplicar, no mancha, se queda en el cuero cabelludo y tiene un gran efecto residual.
  • La espuma. Está recomendada en caso de pelo muy muy rizo. Por lo demás es igual que la loción.
  • El champú. El champú no es eficaz por si solo. La cantidad de principio activo que tiene se diluye al usarlo con agua. No tiene efecto residual. El champú tiene sentido como complemento, para usarlo después de la loción cuando hay una infestación severa.

“Que matan por oclusión”

Incluyo aquí los de origen “natural” y los de origen “sintético”. Este es un tema que tocaré otro día pero… me cuesta encontrar la linea de separa estos dos conceptos. Y me parece poco relevante en este caso. Para los que buscan una alternativa a los productos insecticidas tenemos esta opción: productos que matan por oclusión o asfixia. Tienen algunas ventajas. Son mejor tolerados, especialmente por niños pequeños (se pueden usar a partir de 1 año) en pieles sensibles o en pacientes con asma y embarazadas y además no generan resistencias. Hay varias opciones.

  • Las siliconas. Son sustancias líquidas sintéticas muy densas que se pegan al piojo, impiden que se mueva, que respire y provocan colapso intestinal. Ya se que no suena muy bonito, pero es la realidad. Tienen un problema, son caros.
  • Alcohol bencílico + aceite mineral. Es el tratamiento más novedoso y más “natural”. El alcohol bencílico hace que los piojos son sean capaces de cerrar sus espiráculos y el aceite mineral los asfixia. Hacen los mismo con las liendres, ya que las liendres también tienen un opérculo por el que respiran.

Resumen

Os dije que me iba a mojar y a recomendar directamente. Pues ahí va:

  • En niños mayores de 2 años, no asmáticos y con una piel normal y en adultos no embarazadas yo os recomiendo el uso de una loción de permetrina al 1%. Por ejemplo GOIBI LOCIÓN ANTIPIOJOS.
  • En los demás casos (niños de entre 1 y 2 años; asmáticos o con la piel sensible y embarazadas) os recomiendo la solución más novedosa Alcohol bencílico + aceite mineral. Por ejemplo el GOIBI NATURE ANTIPIOJOS.

Yo dejaría las siliconas para aquellos casos en los que hay heridas en el cuero cabelludo.

¿Cómo hago el tratamiento?

(esto es lo que tienes que leer si no quieres leer todo el texto)

Paso por paso para que quede bien clarito.

  1. Peinamos y desenredamos el pelo. Parece una parida, pero es la forma de garantizar que el segundo paso se hace bien.
  2. Aplicamos el producto elegido (LOCIÓN, ESPUMA, SILICONA) sobre el pelo seco hasta empaparlo. Hacemos un pequeño masaje para que llegue a todos lados, especialmente al cuero cabelludo (recuerda que la liendre está muy cerquita de la piel)
  3. Esperamos 15 minutos con la bolsita que suele venir en las cajitas.
  4. En caso de usar loción de permetrina y si es una infestación severa lavamos con el champú de permetrina y dejamos que actúe otros 15 minutos. Nunca se puede usar el champú como tratamiento, por si solo no es eficaz, pero potencia la acción de la loción.
  5. Aclaramos y lavamos con el champú habitual. Peinamos y desenredamos el pelo y dejamos que seque al aire o como mucho con una toalla.
  6. Con el paciente con el húmedo pasamos la lendrera siguiendo estos pasos:
    1. Sentamos al paciente ponemos una toalla blanca en sus hombros. Nosotros nos situamos detrás de él.
    2. Si el paciente tiene el pelo largo se lo recogeremos en una coleta o en un chicho en la coronilla.
    3. Tomamos mechones de pelo, empezando por los de la nuca y detrás de las orejas, y pasamos la LENDRERA. Hay que pasar el peine desde la raíz hacia las puntas (recuerda que las liendres están a menos de 6 milímetros del cuero cabelludo, soy pesado con eso pero si pasamos la lendrera superficialmente no hacemos nada). Y con las puntas de la lendrera hacia arriba. Así los piojos y liendres quedan sobre las púas. Si inviertes la lendrera nuestros amigos se colarán hacia abajo, y se caerán no se donde.
    4. Después de cada pasada limpiamos el peine sobre la toalla.
  7. La lendrera debemos pasarla después del tratamiento, y a los 3 días.
  8. El día 7 debemos volver a realizar el tratamiento y pasar la lendrera una vez más.

Si seguimos estas pautas correctamente el tratamiento es 100% eficaz.

-¿Por qué hay que repetir el tratamiento?-

Querido amigo, ¡qué bien que me hagas esa pregunta! La respuesta está en el ciclo de vida nuestra amiga piojo hembra de la segunda entrada. Si hacemos el tratamiento la primera vez, dejamos cuatro liendres sin empapar y resulta que 3 son hembras y una macho, a los 2 meses tenemos 100.000 individuos adultos. ¿Recuerdas? -te dejo una imagen del ciclo resumido un poco más arriba- Pues bien, ¿cómo lo evitamos? A los 7 días de la aplicación todas las liendres escondidas habrán eclosionado, y todos los piojos nacidos serán ninfas. Piojos que se alimentan pero no ponen huevos. Y además son muy sensibles a cualquier tratamiento ya que tienen una movilidad reducida. El segundo tratamiento a los 7 días matará a todas las ninfas y no quedará ninguna liendre por eclosionar, ninguna ninfa ni ningún adulto. Y listo. Fin de la historia.

Bueno, esta ha sido una entrada un poco tediosa. Pero no había otra forma de afrontarla y compartir todo este contenido. Espero que te haya ayudado.

Ahora ya sabes que muchas leyendas urbanas sobre piojos son falsas, conoces cómo vive nuestra amiga piojo hembra, sabes cómo diagnosticar una pediculosis, conoces los tratamientos y sabes como aplicarlos. ¿Qué más necesitas? Ah! Sí! Como evitar el contagio… pues mañana a las 12:00 publicaremos la última minientrada de esta miniserie de  justo sobre ese tema: la prevención.

¡Hasta mañana!