Entradas

El contenedor blanco: el PUNTO SIGRE.

He terminado los SPD de la semana y esta vez he… espera, espera… creo que aún te he hablado del PROGRAMA SPD que ofrecemos en mi farmacia. En la mía y en cada vez más farmacias en toda España. Bueno, me lo anoto en la libreta de las entradas pendientes y te dejo un enlace a la info del programa. También te dejo un video que publiqué hace unos meses en el que estoy preparándole la medicación a un paciente. Por donde iba… ¡Ah! Vale. Ya sé. Todas las semanas en la farmacia preparamos unos cuantos SPD para algunos de nuestros pacientes. Vamos haciendo el trabajo poco a poco porque la verdad es que lleva bastante tiempo. A medida que voy haciendo pacientes voy tirando los restos de los medicamentos. Pero esta semana, por variar, lo hice de otra manera. Se me dio por juntar todo el residuo y ver cuanta basura generaba. Lo fui metiendo en una bolsa y al final la volqué encima de la mesa de mi despacho. En resumen:  Flipo.

 

 

 

-¡Pero qué cantidad de basura! Y no os vayáis a pensar que eran demasiado pacientes… Menos mal que tengo aquí al lado el PUNTO SIGRE. -Y ahi, de pronto, de pié al lado del contenedor blanco, me di cuenta de que ya tenía un nuevo tema para el blog. Hoy te voy a contar tres cosillas del punto SIGRE.

EL CONTENEDOR BLANCO. EL PUNTO SIGRE.

-“Toma “filliño” mete ese medicamento ahí para los niñitos de africa.”- Seguro que a todos los lectores farmacéuticos les suena la frase. Pero, querido amigo, los medicamentos depositados en el punto SIGRE son destruidos. Todos. Sin excepción.

Los medicamentos depositados en PUNTO SIGRE son destruidos.

¿Por qué? Pues porque, una vez rota la cadena de custodia es imposible garantizar su seguridad y por tanto su eficacia. Y esos son los mantras de esta bendita profesión: SEGURIDAD Y EFICACIA. Los medicamentos no son bienes de consumo al uso. Son otra cosa. Una mayor. Más compleja. Más importante.

 

Los medicamentos, una vez dispensados, no pueden ser donados, ni regalados, ni prestados, ni devueltos, ni revendidos, ni nada que no sea ser usados por la persona a la para la que han sido prescritos. Y eso es así por Ley. Una Ley que intenta garantizar la SEGURIDAD y la EFECTIVIDAD y lo hace bastante bien.

¿Te preocupa el acceso a los medicamentos en los países en vías de desarrollo? Genial. Hay muchas opciones de ayudar gracias a diferentes ONGs. Estoy recordando que un amigo acaba de volver de un proyecto con Farmacéuticos Sin Fronteras. Un día de estos le pido que nos cuente su vivencia.

Lo voy a poner otra vez para que no haya dudas:

“El PUNTO SIGRE no es un punto de recogida de ayuda humanitaria.”

 

Lo que SÍ ES es el PUNTO SIGRE.

Bueno, entonces esos contenedores blancos que hay en las farmacias ¿para qué sirven? Simplificando mucho, son puntos de reco

gida de medicamentos y sus envases para ser eliminados de una forma responsable. Lo que se pueda reciclar se recicla, y lo que no se destruye.

 

Antes nombré la cadena de custodia del medicamento. Pues el sistema SIGRE consigue utilizar la misma cadena de custodia para los residuos generados por los medicamentos. Es decir. Cuando se llena el contenedor blanco retiramos una bolsa verde de dentro. La cerramos y la mandamos al mayorista. El almacén mayorista se encarga de hacerla llegar a la planta SIGRE. Así, usamos los propios recursos de la cadena de custodia para la eliminación de residuos de forma sostenible.

 

¿Cuánto nos cuesta SIGRE a los ciudadanos?

Todo esto está muy bien. La huella mediambiental es importante, pero… y ¿esto cuanto nos cuesta? Nada. El coste íntegro lo asumen los laboratorios farmacéuticos. Tienen un sistema por el cual hacen un aporte a SIGRE por cada medicamento que facturan. En las facturas que nos llegan siempre pone algo así:

Ya se que los laboratorios no son hermanitas de la caridad. Pero en este caso hacen un buen trabajo. -Pero claro es que desgravan… pero claro es que así evitan problemas con sanidad… pero claro… – Sí, sí. Todo eso está muy bien. El caso es que ellos asumen el coste. Para algo que hacen que es digno de ser contado es mejor hacerlo

¿Qué podemos tirar en el punto SIGRE?

Esta es la siguiente pregunta lógica. ¿Podemos tirar de todo en el punto SIGRE? Claro que no. Las instalaciones SIGRE pueden gestionar los residuos para los que están preparadas. De forma sencilla, cualquier cosa que tenga el símbolo se puede tirar.

 

  • Medicamentos caducados o que no necesites.
  • Cajas de medicamentos y prospectos.
  • Envases de medicamentos vacíos o con restos.
  • Algunos restos de productos de parafarmacia.

¿Qué no se puede tirar en el punto SIGRE?

Materiales para los que la planta SIGRE no está preparada.

  • Agujas o material biológico (tiras de orina o de sangre). Evidentemente estos residuos necesitan ser gestionados
  • Radiografías
  • Termómetros
  • Gasas
  • Pilas

Para terminar.

  • En tu farmacia más cercana hay un PUNTO SIGRE. Deposita los restos de los medicamentos que utilizas. Es una forma sencilla de eliminarlos de forma segura.
  • No tires restos biológicos ni agujas ni radiografías ni termómetros.
  • Si te preocupa el acceso a los medicamentos en los países en vías de desarrollo, echar medicamentos en el SIGRE no cambiará nada. Busca una ONG centrada en ese tema y colabora con lo que puedas.
  • Los medicamentos “que sobran” no se pueden revender, donar, devolver, regalar… ya que no se puede garantizar su seguridad y eficacia.

 

Si te parece interesatante recuerda que puedes darle a me gusta y compartir en tus redes sociales.

Gracias

Adrián Acuña

 

Como PostData os dejo el enlace la web de SIGRE y un par de videos por si queréis saber más cosas.