Entradas

, ,

Piojos II. El contagio y el diagnóstico

Piojos II. Contagio y diagnóstico.

Seguimos durante esta semana con la miniserie de minientradas sobre los piojos. Este es nuestro esquema.

Ayer hablamos de las leyendas y mitos y hoy entramos en materia. Ciclo de vida, contagio y diagnóstico.

El ciclo de vida

-¿Y a mi que me importa cómo viva el poiojito?– Vale, vale. Intenté explicar todo esto sin contar el ciclo de vida porque me parecía un poco rollo. Ya sabes que siempre intento que el contenido del blog sea de calidad, pero con un tono informal y muy cercano a todo el que lo pueda leer. Ponerme a explicar el ciclo de vida de un ectoparásito obligado hematófago no era mi primera elección. Pero es que las demás opciones no funcionaban. Decidí contar muy rápido la vida de un piojo hembra y así todo lo demás se entiende y encaja mejor.

Un piojo hembra adulto pone un huevo pegado a un pelo. Lo pone pegadito a la raíz y lo pega con un cemento del color del pelo. El huevo se llama LIENDRE. Entre 6 y 9 días después sale el el piojo inmaduro. Necesita comer inmediatamente así que se desplaza torpemente hasta la piel, donde se alimenta de sangre. Este piojo inmaduro se llama NINFA y tarde entre 10 y 25 días en convertirse en ADULTO. El adulto es mucho más grande y tiene un mejor movimiento. Copula una vez en su vida y luego pone entre 5 y 10 huevos al día durante otros 30 días. Vamos que una hembra vive unos dos meses y en ese tiempo pone 250 o 300 huevos. Y luego muere.

El contagio

Una vez pillado el ciclo y las fases de vida del bichito podemos hablar de cómo se contagian.

Para que haya un contagio efectivo al menos un adulto hembra debe llegar a la cabeza del nuevo huesped. Ella sola pondrá 250 huevos y un mes después habrá 250 adultos. Suponiendo que 50% sean hembras, en otros 2 meses habrá 31.250 piojos adultos. Ahí es nada. Si en vez de 1 piojo hembra adulto llegan 3, habrá casi 100.000 adultos en 3 meses. Se multiplican rapidísimo.

-Pero cómo puede llegar el piojo hembra adulto a la nueva cabeza– Pues no hay muchas formas:

  • Cabeza a cabeza. En los juegos infantiles es fácil que las cabezas se toquen y los piojos pasen de unos niños a otros. En los juegos infantiles y en los selfis (xD).

  • A través de peines, gorros u otros utensilios. Los piojos tienen que comer como mucho cada 36 horas, y son torpes de movimientos. No soportan cambios de humedad, ni cambios de temperatura bruscos. Así que el contagio tiene que ocurrir muy rápido y es necesaria cierta intimidad ente las dos personas. El contagio familiar es muy habitual por peines, también en las playas, por las toallas, y cuando hace mucho frío por el uso e intercambio de gorros.

Aunque hay piojos en todas las épocas del año, hay más contagios cuando empieza el cole. Es lógico, muchas cabezas de niños juntos, ¡Es el sitio ideal para encontrar un nuevo sitio donde vivir! La acumulación de gente en el mismo sitio, el compartir toallas, peines, gorros… todo eso favorece el contagio. En las zonas de costa o en las piscinas hay un aumento de la incidencia también en verano por el uso compartido de toallas. Conque un piojo hembra caiga en tu pelo, ya la has liado.

Tener piojos pica

-¿Por qué pica tener piojos?- Los piojos necesitan comer cada poco tiempo. Es lo primero que hacen al nacer. Cuando comen, segregan una sustancia (una saliva) que tiene un efecto anticoagulante (para que el grifo no se les corte) y que pica. No duele la “mordedura” que es pequeñisima, si no la saliva que inoculan. Algunas personas son poco sensibles a esa sustancia y pueden tener piojos sin sensación de picor. ¡Esto puede llevarles a tener indexaciones masivas! (encontré algunas fotos en google, pero decidí no ponerlas… ¡puaj!)

Diagnóstico

-¿Cómo sé si tengo piojos? ¿cómo sé si los tiene mi hijo?– Es fácil. Se diagnostican por observación directa. Si tienes dudas sigue este consejo:

  1. Sentamos al paciente con el pelo seco y ponemos una toalla blanca en sus hombros. En esa toalla los piojos se verán mejor ya que son oscuros.
  2. Si el paciente tiene el pelo largo se lo recogeremos en una coleta o en un chicho en la coronilla.
  3. Tomamos mechones de pelo, empezando por los de la nuca y detrás de las orejas, y pasamos la LENDRERA. Hay que pasar el peine desde la raíz hacia las puntas (recuerda que las liendres están a menos de 6 milímetros del cuero cabelludo). Y con las puntas de la lendrera hacia arriba.
  4. Después de cada pasada limpiamos el peine sobre la toalla y miramos con cuidado.

Si encuentras en el pelo de tu hijo 1 solo piojo vivo, TIENE PIOJOS y lo mejor es que uses un TRATAMIENTO lo antes posible. Encontrar 6 liendres también es un diagnóstico positivo de piojos.

Con esto queda liquidada esta minientrada. Quedan claros el ciclo de vida, el contagio y el diagnóstico. ¡Mañana más!

Si te parece útil dale a me gusta y comparte!