Entradas

Hoy empiezo a cuidarLe. La calma.

Hoy empiezo a cuidarLe

Tengo una buena noticia. Los que me conocéis personalmente ya lo sabéis. Voy a ser padre de nuevo. En los próximos días nacerá mi segundo hijo. En casa estamos preparando todo para su llegada. Ilusionados, contentos, expectantes, algo nerviosos y algo preocupados. Y eso que todo va estupendamente. Supongo que es lo normal. La llegada de un bebé siempre asusta un poco. ¿Vamos a dormir algo? ¿Seremos capaces de llevar el día a día? ¿El flamante hermano mayor lo llevará bien? Cuantas incógnitas.

Bienvenidos, tiempos revueltos.

Ya que me he enfrascado en esta aventura del blog (cuantas aventuras tengo últimamente) inicio una sección que llamaré Hoy empiezo a cuidarLe. En ella voy a poner pequeñas reflexiones del día a día, con un tono más desenfadado y personal.

Espero que os guste y que me acompañéis.

Monitores en el embarazo

Un padre farmacéutico

La bloguesfera está llena de blogs de madres. Y son geniales. Pero hay poca cosa de padres. A veces parece que somos invitados de piedra en esta historia y eso no es así, o no debiera. Siempre me da rabia cuando se habla de la “maternidad” y se olvida la “paternidad” ¿Es que no tenemos una tarea importantísima por delante? ¿Es que acaso no somos parte fundamental y necesaria de todo lo que supone tener un bebé? No, no estoy haciendo una defensa de nada enrevesado, no estoy siendo legalista, ni pretendo ser rancio.

Solo digo lo obvio, los padres estamos ahí para hacer parte del trabajo, una parte importante. No es justo que eso se nos arrebate.

 

Es nuestro derecho y nuestra responsabilidad.

No voy a hacer de esta sección un alegato de género. Pero como introducción me parece una reflexión importante. Mi mujer y yo tratamos de ponernos de acuerdo en todo lo que tiene que ver con nuestros hijos (el que ya tenemos y el que viene de camino) y aunque no es la parte más fácil de la vida en pareja, posiblemente sea la más bonita, la más importante y la más satisfactoria. No digo que lo hagamos siempre bien. Ni mucho menos, o que todo sea fácil y de color de rosa. Para nada. Pero cada uno trata de suplir carencias del otro, cada uno aporta seguridad frente a las inseguridades del otro. Y así la vida se va abriendo paso, gracias al consenso, a los acuerdos y a cerrar el camino de los reproches. No pretendo ponerme como ejemplo de nada. Solo reflexiono a vuela pluma.

Durante el embarazo, calma.

El monstruo de coles verde

¿No conoces al amigo de la foto? Pues vete buscando el cuento del monstruo de colores. ¡Todo un hit!

El color verde es el color de la calma.

Creo que un primer buen consejo que me aplico a mi mismo y a mi mujer es: mantén la calma. Esto vale para madres, padres, abuelos, hermanos y primos lejanos. La calma es una actitud clave.

Todo el proceso del embarazo es complicado. Mantener la calma es difícil. Hay muchos consejos importantes en esta etapa para la futura mamá ¿Quieres ejemplos? Vale: aliméntate bien; hidrátate por dentro y por fuera; mantente activa; toma los suplementos que te recomiende tu gine; descansa lo suficiente; estate atenta a las necesidades específicas de cada persona y cada momento, por ejemplo si es verano usa protección solar, si se te pone tirante la piel usa cremas que aumenten la elasticidad, etc. Hay miles de consejos y buenos hábitos que puedes encontrar a lo largo y ancho de internet. Pero hay poca filosofía de base. Creo que mantener la calma es una actividad clave en la vida. Nos permite pensar, actuar con cabeza, guiados por nuestros valores y nuestros objetivos sin dejar que sentimientos y emociones puntuales nos controlen.

Es más facil decirlo que hacerlo.

Ya se, ya se. Es muy fácil decirlo. Y muy difícil llevarlo a cabo. Y alguno no tardará en decir que es todavía más fácil decirlo cuando no soy yo quién está embarazado y no disfruto de los altibajos emocionales propios de las embarazadas. Ante eso puedo deciros que los hombre también pasamos altibajos emocionales durante el embarazo. Aunque no nos guste reconocerlo. Aunque no esté socialmente tan aceptado. A mi ya me da igual que penséis que soy un poco “moñas” . Así que sí. Los hombres tenemos miedos y dudas y estamos intranquilos durante el embarazo. También tenemos emociones encontradas, también estamos en la cuerda floja muchas veces. Mujeres, no estáis solas. Estamos en el mismo barco, aunque en posiciones muy diferentes.

Desgraciadamente no tengo las claves para lograr la calma. Solo trato de pensar en los beneficios, y el que más me convence es el de mantener la integridad. Es decir. Cuando actuamos bajo los efectos de las emociones transitorias, o de los sentimientos momentáneos estamos perdiendo el control. Estamos dejando que sean esos picos emocionales los que definan nuestros hábitos y eso es un error. Debemos guiarnos por nuestros valores y nuestros objetivos y darles a las emociones y los sentimientos el sitio de honor que merecen. Pero ellos no tienen que llevar el timón y definir quienes somos.

Estamos juntos en esto

Esta es la conclusión a la que llego hoy. Aunque la mujer es la que da a luz, la que tiene que pasar por el trance más complicado, hombres y mujeres estamos juntos en esto de ser padres. Así es como yo quiero vivirlo. Y podemos empezar a trabajar juntos en estar un poco más calmados y tranquilos. Aquí van unos cuantos consejos:

  • Hablad, compartid. Vais a ser padres juntos, compartid la experiencia, empezando por el embarazo. Tanto si es una buena experiencia como una mala. No os juzguéis, sencillamente vividla juntos.
  • Planead cosas que os gusten. Ir a cenar fuera, ir al cine. Invitar a unos amigos a casa. Cosas que no os den demasiado trabajo, pero mantengan vuestra mente y cuerpos ocupados.
  • Leed cosas sobre el embarazo, pero no solamente eso. Y te lo digo yo que estoy escribiendo este post. ¿Te gusta la literatura fantástica? pues elige una buena saga, de esas que hay que leer con un papel en la mano para anotar quién es hermano de quién. ¿Te gusta la novela histórica? Pues ya sabes, Alatriste tiene un montón de aventuras, y siempre se puede releer Los pilares de la tierra..
  • ¿Tenéis Netflix? ¿MovistarPlus? Es hora de elegir una buena serie. ¿Ya habéis visto las dos primeras temporadas de TwinPeaks?
  • Planead vuestra actividad física. Un consejo básico para embarazadas es mantener una actividad física rutinaria. Planearla y llevarla a cabo libera mucha tensión, física y emocional. Tratad de hacer actividades físicas en entornos agradables. Un parque, una playa, una buena ruta de senderismo… Por favor, tened en cuenta lo avanzado del embarazo… que no os pille el toro.
  • Manteneos ocupados pero pedid ayuda cuando la necesitéis. Hay muchas tareas pendientes, y yo os estoy diciendo que sigáis activos. Pero escuchar a vuestro cuerpo, si necesitáis ayuda, pedidla. Seguro que tenéis amigos dispuestos a echaros una mano cuando las fechas se precipiten. Montando la cuna y el armario, haciendo una compra, llevando a vuestro otro hijo al parque, cuidando de los perros (se me ve el plumero? Sí, nosotros ya contamos con amigos que van a hacer todo eso por nosotros. Muchas gracias, se agradece mucho.)
  • Si surgen dudas, acudid a un profesional sanitario. Internet es muy jugoso, y, aunque cada vez hay más buena información, es muy difícil cribar qué información es interesante o aplicable en vuestro caso. Investigad lo que queráis pero confiad en los profesionales sanitarios que tenéis cerca. Preguntadles si tenéis varias opciones, dadles la lata. Dadnos la lata. No os quedéis con dudas. Que para eso estamos.

 

 

Gracias por iniciar esta aventura conmigo. Si te gusta o te parece interesante dale a megusta y comparte esta entrada en tus redes sociales. Muchas gracias!