El sarampión asoma la patita.

Las guardias dan para mucho. Siempre lo digo. La semana pasada una madre me dijo bastante sorprendida: “En el centro de Salud me han dicho que mi hijo tiene SARAMPIÓN y le han dado estos antibióticos”. –“¿Sarampión?”“Sí, sí. Primero vino un médico, que llamó a otro y que luego llamó a otro… estaban muy sorprendidos. Pasamos uno días en Portugal y mira…”– Sarampión… que raro… se supone que es una enfermedad erradicada en España gracias a la vacunación. En fin. Esa tarde me tocó visita al pediatra y mientras estaba allí haciéndole la revisión a mi hijo se lo comenté. –“¿Sarampión? ¡Sué va hombre! Se habrá confundido la señora.” A mi me parecía que hablaba con bastante criterio. A ver, seamos sinceros, a veces los pacientes cuentan cosas que… bueno… ¿Cómo decirlo? Son bastante imposibles. Pero esta chica estaba muy segura de lo que decía. Había coherencia en sus palabras. Tres días después salió en el periódico que hay un brote de Sarampión en Portugal y que el SERGAS (Servizo Galego de Saúde) recomienda a sus profesionales que se vacunen para evitar un brote. Parece que se están viendo casos importados de Portugal. La madre tenía razón y el farmacéutico y el pediatra no la creyeron.

Os dejo aquí un poco de información sobre el sarampión, ya que es una enfermedad bastante olvidada, porque es casi inexistente en nuestro país.

LA CUESTIÓN DEL SARAMPIÓN

El sarampión es una enfermedad infecciosa, de esas que se contagian con mucha facilidad a través del aire, en realidad por gotitas de saliva en el aire con el virus, pero lo del aire suena mejor. Se caracteriza por fiebre alta, tos, conjuntivitis, debilidad general… 72 horas después de este cuadro de catarro aparece el típico sarpullido (exantema). En realidad hay otro signo supercaracterístico pero que puede pasar desapercibido. Unas 24 horas antes de que aparezca el sarpullido en la piel, aparecen unas manchas dentro de la boca. Es lo que se llama un signo patognomónico, es decir, propio de una enfermedad en concreto y que su aparición implica un diagnóstico directo.

¿Es peligrosa?

No se trata de una enfermedad peligrosa, aunque puede serlo en caso de pacientes inmunodeprimidos y en niños, especialmente si no se diagnostica y se trata de forma adecuada. Es muy muy contagiosa, tanto que en caso de brote incontrolado se colapsarían los servicios de urgencias de los hospitales. Se dice que si estás en contacto con un paciente y no estás vacunado es prácticamente imposible no contagiarte.

Digo que no es muy peligrosa, pero la OMS la considera la primera causa de muerte infantil prevenible por vacunación. En África, se redujo la mortalidad al 25% en 5 años tras la vacunación. En España, la vacuna del sarampión es parte de lo que llamamos Triple Vírica, que se pone a los 12 meses y luego una dosis de recuerdo. El 96,7% de los niños se vacunan con la primera dosis y el 94,7 de la segunda. El resto de los niños esta en alto riesgo en caso de que se produzca un brote. Ya sabéis en España no es obligatorio vacunar a los niños, aunque en países de nuestro entorno empieza a ser obligatorio vacunar de algunas enfermedades, como 0curre en Francia con el sarampión.

Os dejo el calendario de vacunas para el 2018 del Comité Asesor de Vacunas.

El sarampión está muy controlado en nuestro país. Además de la vacunación infantil se sigue la técnica del anillo de vacunación (no se si en castellano se nombra así…).Cuando surge un caso, se hacen pruebas a toda la familia y a las personas en contacto con ese enfermo y en caso de necesidad se les vacuna. De esa manera evitan contagios y un caso aislado no causa un brote.

En octubre de 2017, el periódico el mundo se hacía eco de los problemas que tenía Portugal con el Sarampión. Y le echaba la culpa, no a los grupos anti vacunas, más bien a los padres olvidadizos. ¡¡¡Ay!!! el tema de las vacunas y los anti vacunas. De eso ya os hablé en su día, aquí os dejo el enlace.

Datos clave

  • El sarampión es una enfermedad muy contagiosa producida por un virus.
  • En España, la vacuna se pone a los 12 meses. Es una vacuna segura y eficaz que es obligatoria en algunos países.
  • Aparece con los síntomas típicos de un resfriado: tos, fiebre, malestar general, conjuntivitis…
  • A las 48 horas aparece un cuadro de manchas en la boca.
  • A las 72 horas, desaparecen las manchas de la boca y aparece el típico cuadro de manchas en la piel.
  • Es una enfermedad que siempre requiere atención médica. SIEMPRE. Aunque no tiene tratamiento se pueden dar tratamiento sintomático y tratamiento para las posibles complicaciones.

¿Qué hago si sospecho que mi hijo tiene Sarampión?

Lo primero es no perder la calma. Es muy difícil contagiarse de Sarampión en España. La tasa de vacunación es muy elevada y eso hace que exista lo que se conoce como inmunización de grupo. Si vienes de una zona en la que hay un brote (como ocurre ahora mismo en el norte de portugal) y tu hijo tiene un catarro y aparecen las manchas en la boca tienes que ir a urgencias. En el mostrador avisa de que sospechas de sarampión, que vienes de una zona en brote y del signo de las manchas en la boca. Lo lógico es que te atiendan rápidamente. Existen pruebas diagnosticas rápidas y fiables. Una vez diagnosticada a tiempo la enfermedad es bastante benigna y no suele dar problemas.

 

Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que te parezca útil. Recuerda que puedes echame una mano dándole a me gusta a la publicación, a la página de Facebook y compartiendo en tus Redes Sociales.

¡Gracias a todos!

Adrián Acuña