, ,

Miniserie de minientradas: La psoriasis I.

Estoy ante un buen desafío. Quiero hablarte sobre la psoriasis. –¿y por qué es un desafío?- Porque es una enfermedad muy compleja. Intento que este blog tenga información veraz y completa, pero quiero transmitir la información de forma fluida, accesible… y hablar de la psoriasis en estos términos es difícil. – ¿y por qué quieres hablarme de la psoriasis?- Pues porque el día 29 de Octubre es el día internacional de la psoriasis y por este motivo SEFAC nos ha invitado a participar en una campaña a nivel nacional para darla a conocer y concienciar un poco sobre ella. Me he propuesto participar con una miniserie de minientradas y hoy tenemos la primera, el miércoles la segunda y el viernes la tercera.

Estos son mis compromisos para esta miniserie:

  • No poner imágenes desagradables.
  • Usar un lenguaje y un tono desenfadado y accesible.
  • Que la información sea veraz y útil.
  • Hacer minientradas cortas.

Aquí te dejo el índice de minientradas que iré completando con links según las vaya publicando. Espero que te resulte interesante.

I. ¿Qué es la psoriasis? Síntomas y diagnóstico.

II. Comorbilidades

III. ¿Qué podemos hacer?

¡Empezamos!

¿Qué es la psoriasis?

 

La psoriasis se caracteriza por la presencia de unas lesionen blanquecinas en la piel en forma de placas. Seguro que te suena verlo en alguien. Es super habitual en codos y rodillas. En realidad este es solo uno de los tipos de psoriasis, el más habitual. Pero puede presentarse de otras maneras. Aquí unos cuantos datos sobre la psoriasis.

Es una enfermedad inflamatoria crónica con un componente inmunológico. ¿Qué quiere decir eso? Pues quiere decir que el organismo pone en marcha la reacción de inflamación cuando no hace falta. Se desata la guerra inmunológica sin que haya enemigo. Y el resultado son esas lesiones blanquecinas en forma de placas en la piel. Esas placas blancas de las que hablamos tienen un exceso de descamación, picor, incluso pueden sangrar y además tienen tendencia a infectarse.

Una de las maneras de cuantificar la gravedad de la afectación es con el tanto por ciento del la superficie corporal afectada, que puede llegar a ser incluso del 80 o 90% en casos graves. Ahora, al menos aquí en Europa, es raro ver un caso extremo. Las lesiones se tratan, se puede estar mejor o peor, pero nadie se deja ir “del todo”. Antiguamente los casos de psoriasis eran tan potentes que se relacionaba con la lepra. Son enfermedades diferentes, con diferente tratamiento y agentes causantes diferentes. Hoy se sabe que no tienen nada que ver. Pero antiguamente una persona con una psoriasis que cubriera un porcentaje alto de la piel podía tener un aspecto parecido a de alguien afectado con lepra.

Es una enfermedad que cursa con brotes. Como casi todas las de origen inmunológico. Hay episodios en los que la guerra de dispara y episodios de tregua. A estos brotes se les llama “exacerbaciones”, unas veces puede intuirse un agente que lo provoca y otras no.

Tiene una prevalencia de 2,3% en España. Hay una relación entre las horas de sol y la prevalencia. En países del norte de Europa puede llegar al 5 o 6% de la población y en africa no llega al 1%. El primer brote suele ocurrir entre los 15 y los 30 años. Pero es no quiere decir que no aparezca en personas más mayores.

Es una enfermedad sistémica y presenta muchas comorbilidades. Esto quiero decir que no se trata de una enfermedad solo de la piel, o solo de las zonas donde aparecen las lesiones. Es una enfermedad “de todo el organismo” que muchas veces se asocia con otras enfermedades autoinmunes.

Síntomas

Pues evidentemente la aparición de las placas o las manchas rojas cubiertas de escamas blanquecinas. El tamaño de las placas es muy variable y su distribución también. Te dejo una imagen con las zonas donde aparecen habitualmente.

Las placas pueden producir picor y dolor, a veces el picor y el dolor aparece antes de las placas.

También pueden aparecer engrosamientos de las plantas de los pies y palmas de las manos. Se llama dermoqueratosis palmar. Y tiene relación directa con la psoriasis.

Diagnóstico

El diagnostico suele hacerse por observación directa de las placas por un médico dermatólogo. Aunque no siempre es tan fácil. En ocasiones hay que hacer una observación de un poco de piel lesionada al microscopio. Para obtener la muestra se usa una técnica característica de raspado de la lesión con una cuchara (se llama raspado de Brocq).

 

Resumen-conclusión

La psoriasis es una enfermedad compleja. Es crónica, de tipo inflamatorio y de origen inmunológico. Cursa con brotes. Aunque no se puede curar, con cuidados adecuados los brotes se pueden espaciar y la calidad de vida de los pacientes mejora mucho. En próximas entradas hablaremos de los cuidados adecuados.

Si tienes la sospecha de tener psoriasis debes ir a ver a tu médico y que te valore. La psoriasis no es una enfermedad solo de la piel y suele aparecer con otras enfermedades. Es lo que se llama “comorbilidades”. Algunas de esas enfermedades pueden ser series y es necesario detectarlas lo antes posible.

En la próxima entrada veremos algo más sobre estas comorbilidades.

¡El miércoles más!