,

Protector solar infantil

Solares Be+

¡Qué tontería es esa del “protector solar infantil”! ¿Realmente son diferentes de los protectores solares para adultos? ¿Es una estrategia de “los de marketing”? Tengo que comprar el infantil para el peque pero… ¿puedo usarlo yo también? Vamos a desentuertar el entuerto.

Protector solar infantil

Llega el verano y empiezas a pensar en la playa, la piscina o el campo y claro, hay que equiparse. Algo para los golpes, un buen repelente de mosquitos y por supuesto la protección solar. El protector solar es un básico del que no debemos olvidarnos. Especialmente el protector solar infantil si tenemos niños. Pero nos llegan las dudas.

La piel infantil

Rayos solares en piel

La respuesta, como casi siempre, vienen cuando nos remontamos un poquito hacia atrás. ¿Las características de la piel de un niño son diferentes a las de un adulto? Porque el sol sí es mismo, así que, si el agresor es el mismo y la piel también no parece lógico comprar protección solar pediátrica específica.

La piel es un órgano (el más grande del cuerpo) que no está maduro hasta pasada la pubertad, a los dieciséis o diecisiete años. ¿y qué pasa mientras tanto?

    • Tienen una capa córnea menos desarrollada. La capa córnea es la capa más superficial de la piel. Esta capa representa la protección solar innata de las personas. De manera que, de forma natural, su protección ante la radiación solar menor.

 

  • Formación de melanina disminuida. Las células de la piel generan melanina al ser agredidas por la radiación solar. La melanina es la sustancia que hace que la piel adquiera ese tono cobrizo que llamamos moreno. Los niños generan menos melanina que los adultos. Y eso que el nivel de agresión es mayor en ellos por tener la capa córnea menos desarrollada. Al final no niños se ponen más morenos y tienen un tono mucho más uniforme, pero tardan más tiempo en estar protegidos de forma natural.
  • Así que su respuesta inmunológico en caso de quemadura, por ejemplo, será menos eficaz.

Todo esto hace que:

  1. Se quemen con más facilidad.
  2. Sufran agresiones en capas más profundas de la piel. Pudiendo dañar más fácilmente células madre, y quedando herido el ADN. Ya sabes que las células madre son las encargadas de generar nuevas células, el daño en su ADN es acumulativo, y está directamente relacionado con la aparición de cánceres de piel.
  3. Tengan la piel más sensible ante alergenos, como el alcohol, los perfumes, etc.

El protector solar infantil

protector solar infantil be+

Muchos laboratorios ofrecen en sus gamas de protectores solares, productos espefícos infantiles. Cada uno con unas características diferentes, pero lo más habitual es que:

  • Tengan más filtros físicos. Hay tres tipos de filtros solares. Los físicos, los químicos y los biológicos. Los filtros físicos son muy eficaces, pero tienen una cosmética peor. Es decir, son más duros y blancos y se absorben peor que los químicos y los biológicos.
  • No tengan alcoholes, ni perfumes, ni conservantes. Para evitar reacciones en las pieles más sensibles de los niños. Es importante saber que no tienen conservantes, ya que normalmente no aguantan de un año para otro. Eso es fácil verlo echándote un poco de crema en la mano y extendiéndola. Los solares que han perdido su validez suelen tener la emulsión rota (por un lado un grumo y por otro un agüilla), y oler a rancio.
  • Sean más untuosos. Con texturas algo más “gordas”, aunque hay excepciones. Así se logra poner una capa más gruesa de protector sobre la piel del niño.
  • Sean más resistentes al agua y a la arena. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que no hay que reponer la crema tras el baño? NO. SIEMPRE, DESPUÉS DEL BAÑO HAY QUE REPONER LA CREMA. Digan lo que digan quienes lo digan. El momento de máxima protección de la crema es a la media hora de ponerla. Desde ese momento el nivel de protección empieza a disminuir. Ultimamente se formulan las cremas para que aguanten más bajo el agua, o después de la acción de la arena, pero sea como sea su poder de protección se ve clara y evidentemente comprometida por un efecto arrastre. Está muy bien tener una crema que proteja todo lo posible tras el baño, pero sigue siendo necesario reaplicarla tras el baño.

¿Por qué no se hacen protectores para adultos con estas características?

Estas características comprometen drásticamente la cosmeticidad de la crema. Así que los laboratorios fabrican productos con texturas mas fluidas, o que se puedan poner en sprays con propelentes alcohólicos, o con otras historias, como capacidad hidratante facial, antiarrugas, aceleradores del bronceado, correctores de manchas, etc.

¿Puedo usar el protector de mi hijo?

Solares sensilis

 

Pues claro. ¿Quieres comprar un protector para toda la familia y no andar con cuatro diferentes? Pues busca un protector solar infantil. Será un poco más untuoso, quedaras un poco más blanco (esto cada vez se mejora más), será algo más incómodo. Pero estaréis todos perfectamente protegidos.

Recuerda que lo recomendable es usar siempre protecciones altas de 30 spf y pudiendo ser mejor de 50+.

Hay muchísimos protectores solares en el mercado, unos mejores, otros peores (eso de que son todos iguales es mentira). Cada persona tiene unas preferencias en cuanto a texturas y usos, y unas necesidades específicas de protección. Siempre, pregunta y déjate aconsejar por tu farmacia de confianza. Sabrán guiarte para que compres el que más se ajusta a tus necesidades.

Solares veranito

Si te parece útil o interesante no te olvides de darle a me gusta y compartir en tus redes sociales. Gracias.

Adrián Acuña