La vuelta a la rutina.

Terminados los rigores estivales llega la hora de volver a casa, al trabajo o al cole. La rutina es caprichosa y coger de nuevo el ritmo es difícil. A algunos nos cuesta asumir la falta de control de los primeros días de trabajo y la inercia juega esta vez en nuestra contra. Aunque el día a día esté lleno de poesía, ¿cuándo podemos pararnos a disfrutarla? “Que no interrumpa lo cotidiano mis pensamientos.”

¿Qué pasa si hay un desajuste entre nuestro ritmo interior y la vida que nos rodea? ¿Qué pasa si no soy capaz de subir al tren que recorre el camino? ¿Qué ocurre cuando nuestro esfuerzo no es suficiente o cuando el esfuerzo de hacer un esfuerzo es imposible? Entonces nos enfermamos, nos sentimos decaídos… fracasamos y se nos viene el mundo encima. Empezamos a acumular cenizas sobre nuestras cabezas y apretar los dientes. Cada uno enfrente sus demonios como pueda.

¿Pueden estos pequeños retos poner a prueba nuestra salud? Por supuesto que sí. La salud es un equilibrio frágil y la velocidad, el estrés y los cambios bruscos pueden romperlo.

¿Podemos hacer algo? Claro que sí. Unos van cuantos consejos para no perder comba, para retomar el tempo y atacar con ánimo la rutina de cada día.

1. DESCANSA

El cuerpo y la mente necesitan descanso. Dormir no es un capricho, mientras dormimos nuestros músculos descansan, se ponen en marcha los sistemas de reparación de muchos órganos vitales y nuestro cerebro entre en “modo limpieza”. Dormir es básico para afrontar con fuerza el día siguiente, especialmente en las épocas en las que tenemos que dar un extra. Si necesitas ayudas para dormir te recomiendo que empieces por productos naturales, ya que favorecen un descanso reparador sin romper la estructura del sueño. El sueño debe ser una rutina y la rutina es una disciplina. Se disciplinado y duerme lo suficiente. Te dejo un enlace con una miniserie que hice hace unos meses por si quieres investigar más sobre esto.

Duerme entre 7 y 8 horas para estar al cien por cien.

2. BEBE

Somos un 80% agua, la mayoría de los procesos metabólicos y bioquímicos que ocurren en el cuerpo lo hacen en medio acuoso. No beber lo suficiente conlleva problemas serios que incluyen:

  • Piel y mucosas resecas. Incluso boca seca y halitosis.
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para orinar
  • Estreñimiento
  • Confusión y problemas de concentración

Bebe al menos 2 litros de agua al día. Sí, de agua. Y si tienes que dar un extra evita las bebidas gaseosas y el alcohol.

3. COME

Uno de los grandes placeres de la vida y sin embargo fuente de numerosos problemas de salud. Comer es disfrutar, pero comer mal es perder la salud. ¿Necesitas estar al cien por cien, tomar buenas decisiones, estar rápido y concentrado? Estás son las pautas básicas:

  • Come todo tipo de alimentos: Carnes, pescados, verduras, cereales, legumbres, frutas, lácteos, aceites, pasta, zumos… ¡de todo!
  • Hazlo con moderación. Haz cinco comidas al día, presta especial atención a hacer un desayuno completo (al menos con cereales, frutas y lácteos. Y si le sumas, por ejemplo, un poco de jamón ¡mejor!)
  • Media mañana y media tarde: Una pequeña tostada con jamón o fiambre de pollo, o una fruta son las mejores opciones.
  • Una cena completa: La cena debe ser una comida completa, a poder ser con una proteína (carne, pescado…), verduras y hortalizas y de vez en cuando algún huevo. Evita cenar “solo fruta” que parece muy sano y no lo es.

4. HAZ EJERCICIO SUAVE

Si eres deportista sigue tu rutina sin exigirte demasiado durante unos días, date un respiro pero no te quedes quieto. Si eres más bien sedentario haz un ejercicio moderado. Es una buena opción caminar a buen ritmo, hasta entrar en calor y sudar. El ejercicio aclara la mente y nos prepara para un buen descanso. Además la sensación de bienestar durante la ducha de después es una maravilla.

5. ELIGE TUS BATALLAS

Haz una breve reflexión. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué te mueve? ¿Que es más importante? ¿Qué es más urgente? Te recomiendo que busques lo que dijo Stephen Covey sobre la gestión del tiempo (los 4 cuadrantes de la gestión del tiempo) A veces tenemos que asumir que hay tareas que tenemos que retrasar para dar prioridad a otras más importantes o más urgentes. Y de paso pensar cómo podemos evitar que lo no importante se convierta en urgente.

Tal vez debas pasar un rato diseñando una rutina diaria adecuada. Dejar las cosas de la mañana preparadas por la noche, tener un calendario de comidas… esas cosas. Haz un buen plan y síguelo. Calcula tus fuerzas y elige bien tus batallas.

6. USA COMPLEMENTOS

Estos días mucha gente viene en busca de vitaminas a la farmacia. Tengo que decirte que la evidencia científica de que las vitaminas sirvan para algo en una persona sana que come razonablemente bien no existe. Si eres una persona sana y sigues una dieta correcta, las vitaminas no sirven para nada. -¿Entonces no hay nada que puedas tomar para ayudarme un poco?- Sí, si que hay. Tenemos tres opciones:

  • Multivitaminicos suplementados. Desde hace mucho tiempo los multivitamínicos suelen venir suplementados con otros ingredientes. Con Ginseng, con CoEnzima Q10, con Luteína, con Guaraná, con Triptófano… El multivitamínico de base sirve para corregir un posible problema relacionado con la alimentación, pero lo que en realidad tiene sentido es el suplemento, el “extra”. En épocas de cambios yo suelo recomendar complementos con Ginseng, un adaptógeno usado desde hace miles de años en personas de todas las edades. Sí, también en personas de más de 50 años.
  • Jaleas. Las jalea real es un alimento muy interesante, es un multivitamínico natural rico en precursores del ATP (la molécula de la energía… ya me doy cuenta de eso esto suena raro, pero SÍ, EL ATP ES LA MOLÉCULA DE LA ENERGIA). Además muchos laboratorios la complementan con Ginseng u otras plantas. A mi me gustan especialmente los Energy Max de PHARMASOR. Los hay con y sin Ginseng, incluso hay una versión infantil y otra para personas que quieren limitar las calorías.
  • Fosfatidilserina. Es un fosfolípico, una sustancia que abundante en el cerebro. Existe evidencia de que potencia la memoria y la concentración, especialmente en épocas de estrés. Además se sabe que disminuye el estrés, mejora la recuperación y reduce el dolor muscular. Yo recomiendo el Fosfoserín Forte de Pharmasor y los resultados son estupendos.

Conclusión.

Cuando la maquinaria comienza a rodar hay que estar al 100%, hay que darlo todo para estar a la altura de lo que se nos pide y ser disciplinados en la rutina que nos toca. A veces cuesta coger el ritmo. Sigue estos sencillos consejos para sentirte mejor y dejar el jetlag de la vida atrás.

Comenzamos temporada. ¡Vamos al lio!

 

Recuerda que puedes echarme una mano dándole a me gusta, al artículo y la página del Facebook. Y si te ha gustado, no dudes en compartir. Gracias!

 

Adrián Acuña

Farmacéutico comunitario.