Es hora de parar.

Es hora de parar. 

Siempre he creído que uno tiene que seguir los caminos que se le abren bajo los pies. La única condición para que esto ocurra es no estar quieto nunca y abrir los ojos.

“Es a través de la curiosidad y la búsqueda de nuevas oportunidades que hemos mapeado nuestro camino. Siempre hay una nueva oportunidad para hacer la diferencia.” – Michael Dell

Ante una oportunidad: mide tus fuerzas y -si puedes- di que sí. Siempre me ha gustado esta filosofía y la verdad es que me ha llevado a hacer muchas cosas. Enmtre ellas escribir este blog.

Al analizar los últimos años de mi vida puedo ver una serie de puntos clave que me han ayudado a desarrollarme. Esos puntos clave casi siempre son líos en los que me metí, proyectos que afronté totalmente fuera de mi zona de confort, pero que han supuesto, a la larga, cosas tan importantes como mi participación en un congreso científico, mi doctorado, la compra de mi farmacia, y muchas otras. No me gusta estar quieto, no me gusta cerrar proyectos porque siento que cierro oportunidades.

Me cuesta decir que no.

De alguna manera este blog también me ha ayudado. No sé cómo se unen los puntos, pero estoy seguro de que si no fuera por esta pequeña aventura ahora no estaría metido en el desarrollo de Salud Viva, una revista divulgativa que edita el colegio de farmacéuticos de Pontevedra. Estoy muy orgulloso y muy contento de ser parte de Salud Viva. Es un proyecto que me gusta y que comparto con un fantástico equipo con muchas ganas e ilusión. Y también estoy envuelto en el proceso de escribir un libro para profesionales del mundo de la farmacia que les ayudará a ofrecer un mejor servicio. Sin duda estos tres proyectos a los que tengo que dedicarle buena parte de mi escaso tiempo libre han llegado a mi a través de las entradas de este blog. Y además tengo la intención de emprender el camino para elaborar la Tesis Doctoral.

Lo malo de ser un “culo inquieto” es que acumulo demasiados frentes abiertos y diferentes tareas asociadas a cada uno de ellos. Mi lista de próximas acciones es casi infinita. Al ver mi vida con algo de perspectiva he llegado a la conclusión de que tengo que cerrar algunos frentes. Y uno de ellos es este blog.

Acumulando cenizas.

En los últimos 3 años he vertido aquí un montón de horas y de información que creo que es interesante. Lo cierto es que desde el primer momento he sido consciente de que para tener un blog con cierta repercusión es necesario dedicarle más tiempo y esfuerzo del que yo estaba dispuesto a ceder. Y aun así, sabiendo que iba a sentir constantemente la presión de no estar publicando
con la regularidad necesaria me lancé y empecé a escribir. Desde hace unos meses siento una llamada constante en mi cabeza que dice “haz algo con el blog”. Se ha convertido para mi en una tarea pendiente constante que lastra mi creatividad. Así que tengo que tomar la decisión de apostar más fuerte o de dejarlo aparcado. No se si es síntoma de cansancio o de madurez, pero este proyecto se termina hoy.

Desde hoy el blog no recibirá nuevas publicaciones, aunque lo mantendré activo durante unos cuantos meses para que quien quiera pueda ojear toda la información que hay aquí metida. Lo mismo con la pequeña comunidad de FaceBook que se ha ido creando, hoy anunciaré que dejaré de actualizar.

Quiero daros las gracias a todos los lectores y amigos por animarme a seguir, pero ha llegado el momento de centrarme en otros proyectos, tanto personales como profesionales. Tal vez regrese con más energías cuando la circunstancia lo aconseje. De momento me despido.

Mi deseo es que reviséis toda la información sobre salud que leáis en internet. La mayoría es información de mala calidad. Desarrollad un espíritu crítico y elegid bien a quién creéis. Y, sea como sea, deseo que os sigáis cuidando, hoy mañana y siempre.

Un abrazo a todos.

Adrián Acuña

 

PD. Os dejo el enlace al post final de mi anterior blog, creo que expresa bastante bien la sensación que tengo ahora mismo. Puedes verlo aquí.