Dormir para vivir, dormir para cuidarte. (sobre el sueño I)

Dormir es un rollo. Es perder el tiempo. ¡Imagina todo lo que podríamos hacer si no fuese necesario dormir! Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Si el organismo necesita dormir todo ese tiempo será que es importante ¿no?

¿Quieres empezar a cuidarte? Genial! Empieza durmiendo mejor.

-¿Por qué es tan importante dormir lo suficiente?-

Buena pregunta.

El ciclo circadiano.

Hace mucho tiempo que se sabemos que existen ciclos fisiológicos. El cuerpo activa diferentes mecanismos a diferentes horas del día.

La cronofisiología es muy importante en el mantenimiento de la homeostasis. –Hala! menudas dos palabras en la misma frase…– voy a escribirlo de otra manera.

“El hecho de que existan diferentes procesos a diferentes horas de día favorece el mantenimiento del equilibrio del organismo.” Si… me doy cuenta de que sigue siendo un poco complicado.

El ciclo fisiológico principal es el sueño-vigilia (aunque no el único claro) y de este dependen muchos otros, como la liberación de algunas hormonas (la hormona del crecimiento (GH), hormonas relacionadas con la fertilidad (tanto en hombre como en mujeres, hormonas como la LH o la FSH) o la puesta en marcha de diferentes procesos metabólicos básicos para la vida (como la síntesis de colesterol que ocurre por la noche).

Mantener una buena rutina de sueño ayuda a mantener el equilibrio del organismo. En condiciones normales el ciclo sueño-vigilia y todos los demás se ajustan automáticamente, pero en ocasiones esto no ocurre. Un ejemplo claro de desajuste del ciclo circadiano es el Jet Lag, que ocurre al cambiar drásticamente de huso horario. Los síntomas de este desajuste incluyen insomnio, mareo, nauseas, vómitos, incapacidad de comer, problemas de equilibrio… Como puedes ver no es poca cosa.

Dormir es básico para vivir.

¿Que ocurre cuando dormimos? – Pues que descansamos.Sí pero no. Eso de “descansar” es solo una forma de hablar. ¿Has pensado lo complicado que es el proceso de andar? Cuando caminamos el cerebro está gestionando muchísima información, desde el cálculo de la zancada, información sobre la dureza del suelo, colocación de la cadera, de las rodillas, de las manos que se balancean para mantener el equilibrio… además todas las funciones vitales siguen en marcha mientras calculamos distancias e itinerario, e incluso podemos ir hablando con un amigo, o tomando decisiones.

Durante el día el organismo está muy ocupado gestionando todo lo que hacemos. Cuando dormimos, la respuesta a los estímulos disminuye. Los umbrales de los sentidos aumentan y se ponen en marcha los sistemas de mantenimiento. Nuestro sistema nervioso central ya no tiene que calcular presión en la planta de nuestros pies, ya no tiene que hacer un ejercicio de compensación con las manos para no perder equilibrio. Ahora se centra en reparar y mantener el sistema. Aumentan las hormonas que dirigen la regeneración celular, otras que inducen el crecimiento (si, eso de que crecemos cuando dormimos es cierto) y procesos básicos de mantenimiento de la homeostasis. Las células cambian su metabolismo, los órganos vitales también operan de otra manera y todo ello para reparar y mantener el organismo en funcionamiento.

El descanso no es inactividad.

Para nada.

El descanso es reparación activa.

¿Qué pasa si no duermo lo suficiente?

Podemos estar más tiempo sin comer que sin dormir. El sueño es básico para mantener un buen comportamiento del cuerpo y de la mente.
Entonces, qué pasa si no duermes lo suficiente.

  • Que tentrás más hambre. Oh! Sorpresa! Quieres bajar de peso? Duerme mejor. (Esto tiene base? si. Es necesario dormir al menos 6 horas para que la cantidad de Leptina (hormona saciante) que se sintetiza por la noche sea la adecuada.)
  • Pérdida de memoria y daño cerebral. Los recuerdos se fijan durante la noche. Quieres cuidar tu memoria? Cuida tu sueño. Eres estudiante y necesitas sacar lo mejor de ti mismo? Duerme mejor. Dale importancia. Incluso más allá, quieres prevenir problemas a largo plazo de memoria? Ya sabes. Existen mecanismos de depuración de proteínas que protegen las neuronas.
  • Problemas de fertilidad. Tanto en hombres como en mujeres, por la noche se activan las rutas hormonales que gestionan la fertilidad. Además de forma drástica.
  • Enfermarás más. El cuerpo está siendo atacado por agentes patógenos todo el tiempo. En la mayoría de los casos nuestros sistema inmunológico se encarga sin que nos enteremos. Cuando no dormimos lo suficiente, o nuestro sueño no es reparador el sistema inmunológico se resiente, pierde eficacia y no contrarrestamos los ataques con tanta rapidez.
  • Tienes más posibilidades de tener hipertensión. La presión arterial varía a lo largo del día. En la mayoría de la gente tiene un máximo por la tarde, luego desciende durante la noche y luego vuelve a valores habituales por la mañana. Los malos hábitos a la hora de dormir correlacionan con mayor riesgo de problemas relacionados con la presión (más riesgo de accidentes cerebrovasculares)
  • Serás más emocional. El cortex cerebral es el responsable del cribado de las emociones y el sistema límbico de las emociones. Si todo funciona bien el córtex filtra las emociones bajo un velo racional, y respondemos de forma inteligente y sosegada a lo que nos va ocurriendo. Si el córtex está comprometido (por ejemplo por no dormir, o al estar bajo los efectos del alcohol o de otras drogas) nuestra respuesta emocional no tiene riendas, no la refrenamos y nos volvemos impulsivos, y tendemos a la violencia. Ahí es nada. (Este tema del córtex y las drogas que lo “deprimen” me gusta, seguro que algún día hago un post específico y os cuento más.)
  • Vivirás menos. Fuerte, eh? Pues diversos estudios epidemiológicos nos dicen que las personas que duermen menos tienen una esperanza de vida menor.

Aunque hay más problemas relacionados con la falta de sueño, creo que ya veis la importancia que tiene. Por eso al hablar de salud, de hábitos saludables y de autocuidado el tema del sueño es fundamental.

El resumen y la conclusión son sencillos.

Duerme bien y vivirás más y mejor.

 

PD. El el próximo post os hablaré de qué podemos hacer para dormir mejor. En primavera es habitual que surjan estos problemas. Además aprovecho para recordaros que si os parece interesante le deis a me gusta y compartáis!

Muchas gracias!