,

Cortar pastillas… menudo rollo.

Muchos médicos son aficionados a obligar a los pacientes a cortar pastillas: “Te tomas media de esta y tres cuartos de esta otra”. Eso de “aficionados” esconde un tono ciertamente jocoso. En un momento en el que todos luchamos por mejorar la adherencia al tratamiento de los pacientes, algunos médicos les piden que tomen 3/4 de pastilla (no os imagináis la de veces que he tenido que explicar el quebrado 3/4). Por eso hoy quiero hablaros de cortar pastillas. Y además os voy a dejar la clave que usamos en la farmacia para cortar pastillas de forma rápida, sencilla y muy eficaz y que sirve en la mayoría de los casos.

¿Por que hay que cortar pastillas?

Puede ser conveniente partir pastillas cuando es necesario ajustar las dosis a pacientes que lo necesitan. Por ejemplo en pacientes con problemas de hígado o de riñón. O cualquier circunstancia que comprometa el Ciclo ADME (El ciclo ADME describe las etapas por las que pasa un medicamento cuando se administra a un organismo, son las siglas de Administración, Distribución, Metabolismo y Eliminación. Otro día os hablo de esto, que es interesante.)

A lo que íbamos. Puede que sea necesario ajustar una dosis a una característica concreta de un paciente y entonces haya que recurrir a dar media pastilla de esto o de lo otro. Pero en muchísimas ocasiones los médicos obligan a los pacientes a cortar pastillas sin que sea necesario. “Tómate media pastilla de atorvastatina de 40mg” y resulta que existe a nuestra disposición un comprimido de atorvastatina de 20mg. Un caso sangrante (en mi opinión) es el Sintrom 4mg. ¿Qué es eso de tener que tomar 3/4 un día, 1/2 otro y 1/4 de pastilla otro? ¿No se dan cuenta de lo fácil que es que el paciente parta mal los comprimidos? ¿No se dan cuenta de que muchas veces la mitad del medicamento acaba en la basura o, peor, en el suelo? Señores prescriptores, existe el Sintrom 1mg, que no hay que partirlo. Basta con que el paciente tome un día 2 y otro día 3 pastillas y listo.

Creo que el tema me está quedando demasiado reivindicativo y no era la intención. Lo que quiero es explicar cómo manipular y partir comprimidos para evitar un desastre como este:

 

Así que vamos allá. Pero antes:

¿Pastilla o comprimido?

Esto da para otro post. Un día de estos haré una entrada completa sobre “formas farmacéuticas”… ¡Tantas cosas que contar y tan poco tiempo! De momento usaré los dos términos como sinónimos, aunque no lo son.

¿Que necesito para partir comprimidos?

Hay en el mercado diferentes tipos de partidores de pastillas. Casi todos son del tipo del de la siguiente foto.

Con suerte tienen una zona para partir, una zona de “almacén” y un triturador en el fondo. Estos dispositivos son útiles cuando estamos ante pastillas sin biseles o muy muy duras. Pero os tengo que confesar algo: CASI NUNCA SON NECESARIOS. Y ya puestos… lo cierto hace falta bastante mañana para usarlo bien.

¿Qué necesitas?

Guantes: Las pastillas deben manipularse siempre con guantes.

Una cosa que sacar un comprimido del blister para tomarlo. En ese caso no hacen falta los guantes para nada. Pero si vas a manipular los medicamentos para partirlos, o para preparar un pastillero semanal, usa guantes. Algunos medicamentos son muy sensibles a los cambios de pH y se oxidan después de ser tocados. Nosotros siempre usamos guantes al manipular cualquier medicamento.

Pinzas: unas buenas aliadas.

En el video que os dejo más abajo veréis unas pinzas largas y finas que usamos para preparar los SPDs en la farmacia. Máxima higiene asegurada y control total. Con las pinzas evitamos que se nos escapen las pastillas y acaben en el suelo.

Busca una superficie no porosa y límpiala antes de empezar.

Muchas veces tenemos que dejar los comprimidos en algún sitio mientras los manipulamos. Yo uso en pequeño frasco de cristal (creo que lo habéis visto algunos en un video que colgué hace algún tiempo en el que aparezco preparando un SPD). El sistema del frasco para dejar caer los medicamentos es útil. Implica el uso obligatorio de una pinza. Sin embargo a veces tenemos que poner las pastillas sobre algún sitio. Pues eso, busca una superficie lista, no porosa y límpiala bien. Yo uso una superficie de resina del laboratorio (ya adaptada para esos usos) o una mesa de madera barnizada y bien limpia.

Cómo partir pastillas de forma facil

No os imagináis la de veces que los pacientes se me han quejado de que no son capaces de partir una pastilla y al ver cómo lo hago abren la boca. -¡Pero que fácil es! – Menuda tontería y yo ahí matándome con un cuchillo jamonero.” – “¡No me lo puedo creer!”

¡¡¡¡¡Pero si es una tontería!!!! Bueno, aquí os dejo el secreto para partir pastillas, casi cualquier tipo de pastilla.

Ahí va:

 

Bueno ¿Qué?, ¿Cómo os quedáis? Facil ¿eh?. Pues ya sabes, a practicar en casa.

Partir cualquier comprimido con bisel es muy muy fácil. No hace falta más que los dedos y un superficie plana. Cuando el comprimido es plano hay que hacer un desnivel, poner el comprimido de forma que el bisel coincida con el desnivel y apretar. Yo muchas veces uso el propio blister del medicamento y listo.

¿Para qué valen los cortadores entonces?

Los cortadores tienen sentido cuando tenemos que partir un medicamento sin bisel. Sin embargo mi experiencia con ellos es agridulce. Son un mal menor. Es fácil que alguna pastilla se desintegre, o que tengamos que desperdiciar una de las mitades. Dicho esto, lo cierto es que con un poco de maña y mientras el cortador está afilado se pueden cortar comprimidos con bastante precisión.

 

Conclusión:

Si eres de los que tiene que partir pastillas te recomiendo que preguntes en la farmacia si está disponible el mismo medicamento con la mitad de dosis. Así evitarás partir los comprimidos. Si no es así, pregunta si hay algún laboratorio que comercialice ese medicamento con bisel (incluso entre medicamentos de marca puedes encontrar diferencias de ese tipo). Si no existe ninguna de esas opciones te recomiendo un cortador como el que ya has visto en las fotos y un poco de paciencia.

Espero que te haya parecido útil y ¡nos vemos en la próxima entrada!

Ah! recuerda darle a me gusta y compartir!